Unicamp 2008

Estoy en Brasil, con una beca de intercambio entre FLACSO y la Unicamp para avanzar em mi tesis de maestría y relacionarme con investigadores que estén tratando temáticas semejantes a la mía en esta universidad pública brasileña, que está entre las mejores de América Latina.

La universidad es muy diferente de la que me dio mi formación de grado: la UBA, y bastante distinta también de la que me está formando en posgrado: la FLACSO. Una de las diferencias más evidentes es arquitectónica: es un espacio abierto enorme, como una ciudad en sí misma, con los edificios de todas las facultades ahi adentro, calles internas, árboles, espacios para descanso y para estudio, ómnibus internos, una laguna!!, un comedor universitario muy grande y barcitos en cada facultad, una feria de artesanía y muchos eventos culturales. Es como vivir en una burbuja estudiantil.

Tiene un sistema de bibliotecas integrado muy interesante, se llama acervus. Se ingresan los parámetros de búsqueda y el sistema localiza el libro y en cuál de todas las facultades que forman la Unicamp se encuentra. Siguiendo esos datos hay que ir hasta la facultad indicada y caminar entre filas y filas interminables de libros, tesis, revistas. Requiere de un poco de paciencia, ya que no es el bibliotecario quien va a buscar el libro, sino uno mismo. Con un poco de práctica se mejora mucho el tiempo necesario para dar con el material buscado. Lo más apasionante (sé que no es de la mayores pasiones del mundo, pero a mí me gusta) es caminar entre tantas estanterías repletas de libros, como una especie de laberinto con olor a papel y lomos de colores.

Otra de las diferencias es su postura estructuralista, al menos esto la diferencia bastante de FLACSO, que está más volcada hacia una posición que podría denominar “posmoderna”. En algunos aspectos está muy bueno, porque después de varios años se vuelven a ver algunos temas y luego de cierta trayectoria (en la vida y en la academia), se reinterperta de otra forma el estructuralimo. A veces es un poco cansador, aunque me hace acordar a mis primeros años en la carrera de comunicación, y eso me genera una mezcla de nostalgia y ternura. De todas formas, el nivel académico de la Unicamp es indiscutible y la forma en la que esá organizada es impresionante.

Otra gran diferencia: la mayoría de los estudiantes sólo estudian y la mayoría de los profesores tienen un solo trabajo. De 12 a 14 se almuerza y la universidad organiza la vida de la mayoría de sus integrantes (y hay papel higiénico en el baño)

Una mención especial merece el examen vestibular, que es muy difícil y actúa como un factor de selección importantísimo. Las universidades públicas son las mejores de Brasil, pero para ingresar en ellas es necesario rendir ese tremendo examen. La educación fundamental y media estatal no es muy buena, por lo que, quienes llegan a pasar el vestibular, la mayoria de las veces asistieron a escuelas privadas. Esto termina dando un cierto aire de elite a la educaci’on p’ublica superior, en un país donde las diferencias sociales son fuertísimas.

Post a Comment

Your email is never shared. Required fields are marked *

*
*